En este momento estás viendo LA MICROBIOTA

LA MICROBIOTA

  • Categoría de la entrada:Nutrición

La mayor población de microorganismos en el cuerpo humano reside en nuestro intestino, y es es lo que se denomina MICROBIOTA intestinal (el conjunto de los microorganismos -bacterias, hongos, levaduras…-).

Hoy sabemos que la antes denominada “flora intestinal”, cumple numerosas funciones, a nivel intestinal/digestivo, permite la digestión de ciertos alimentos, favorece la absorción de minerales (magnesio, calcio y hierro) y vitaminas K y B9, nos defiende contra los microorganismos nocivos y degrada toxinas, pero además está implicada en el control del peso, en la prevención de enfermedades cardiovasculares, de la diabetes o en el cáncer, y hasta afecta nuestro comportamiento (microbiota alteradas se han asociado con predisposición a la ansiedad o de depresión).

El ESTRÉS oxidativo y térmico producido durante ENTRENAMIENTOS EXHAUSTIVOS o competencias PUEDE ALTERAR esa MICROBIOTA, y esto se reflejará en futuros malestares gastrointestinales, pero sobretodo AFECTARÁ la CAPACIDAD de tu INTESTINO para absorber de manera eficiente líquidos y sustratos energéticos durante el ejercicio.

Por eso es IMPORTANTE:

Consumir regularmente PROBIÓTICOS: al suministrar bacterias vivas beneficiosas y un gran número de compuestos producidos durante la fermentación, estaremos reforzando el número de microorganismos presentes y sobretodo diversificandolos y elevando la proporción de los “buenos”. Esto a través de productos fermentados como el yogur, kefir, combucha, chucrut, pero sobretodo es importante incorporar algún suplemento de ellos si estás en una pretemporada fuerte o en pleno año competitivo.

2. Incorporá PREBIÓTICOS, que si bien suenan parecido, en este caso se trata de sustancias que sirven de alimento para las bacterias de la microbiota (principalmente la INULINA, un tipo de fibra presente el ajo, cebolla, frutas, alcachofas, avena y salvado, que ademas promociona la formación de sustancias antiinflamatorias a nivel intestinal).

3.Correcta HIDRATACIÓN: que reduce el estrés térmico y favorece la eliminación de catequinas y demás desechos producidos durante el ejercicio.

4.REDUCIR el consumo de productos que alteran nuestra microbiota, como por ejemplo: los productos ultraprocesados (llenos de azúcar, grasas de mala calidad, o aditivos sintéticos como el aspartamo, la sacarina el sorbitol).

5. RECUPERACIÓN / DESCANSO de calidad: fundamentales para la reducción de los marcadores de estrés, que pueden afectar negativamente la microbiota.

Así que ya sabéis, la microbiota normal o microbioma es el conjunto de microorganismos que se localizan de manera normal en distintos sitios de los cuerpos de los seres vivos pluricelulares, tales como el cuerpo humano.

La microbiota intestinal es capaz de promover un estado de inflamación sistémica de bajo grado, resistencia a la insulina e incrementar el riesgo cardiovascular a través de mecanismos que incluyen la exposición a productos bacterianos, en particular, los LPS derivados de las bacterias gramnegativas.

La microbiota se distribuye en el organismo a lo largo de la piel y las mucosas que tapizan las cavidades que se comunican con el exterior, fundamentalmente, la vagina y el aparato digestivo, estando vedada su presencia en el medio interno, donde la presencia de microorganismos despierta, invariablemente, una respuesta.

Podéis encontrar más consejos en mi perfil de Instagram: @juanbrunonutricionista

Deja una respuesta