En este momento estás viendo SOY LESTER FERNÁNDEZ, TENGO EL 81% DE DISCAPACIDAD FÍSICA Y QUIERO SER FINISHER DE LA ŠKODA TITAN DESERT MOROCCO»

SOY LESTER FERNÁNDEZ, TENGO EL 81% DE DISCAPACIDAD FÍSICA Y QUIERO SER FINISHER DE LA ŠKODA TITAN DESERT MOROCCO»

  • Categoría de la entrada:Noticias

● Su proyecto Happy Wheels busca ayudar a personas discapacitadas mediante el deporte y las salidas cicloturistas.

La historia de la Škoda Titan Desert Morocco está llena de héroes. En sus diecisiete ediciones encontramos meritorias historias de superación y numerosos ciclistas cuyo objetivo es recaudar fondos para investigación y dar visibilidad a enfermedades minoritarias o causas solidarias. Apoyar estas causas solidarias es el objetivo de las Becas Titan Life by KH-7, que este año apoya con la inscripción a tres de estos proyectos.

Los protagonizan deportistas anónimos que alguna vez han soñado con completar este mayúsculo reto con un fin que va más allá de lo deportivo. En esta edición, uno de los ganadores de una de las becas es Lester Fernández, que quiere escribir una de las páginas de oro en el libro de la Titan con un objetivo: “demostrar que las personas con discapacidad podemos tener sueños y superar retos. Que el no, no existe. Que tenemos que tirar para adelante. Me gustaría dar algo de luz a las personas que lo tienen más complicado”.

Tras una enorme sonrisa y una vitalidad contagiosa, la historia de Lester Fernández es conmovedora. Este ciclista cubano afincado en Rubí, Barcelona, afronta los 620 kilómetros y 7.700 metros de desnivel acumulado en seis etapas de la edición 2023 con una tremenda ilusión, pero también con la dificultad añadida de su físico. “Tengo el 81% de discapacidad en mi cuerpo y no puedo caminar. En 2009 y en 2011 sufrí varios ictus. En 2014, la necrosis de mi pierna izquierda debido a una infección tras una operación de tibia y peroné debido a una alergia a los metales. Y en 2020 fui atropellado por un coche, lo que me perjudicó enormemente mi movilidad”, comenta.

Apenas puede andar 20 o 30 metros con muchísimo esfuerzo y ayuda de dos muletas. Es sobre dos ruedas donde es feliz. las de la silla de ruedas que le facilita su vida diaria y las de la bicicleta, construida a medida para la Titan, con las que recupera la ilusión de aquel niño de nueve años que empezaba a disfrutar con el ciclismo. “Es mi pasión. Amo este deporte desde pequeño. He participado en muchas carreras, pero mi mayor reto es acabar la Škoda Titan Desert Morocco, una de las carreras más duras del mundo” y añade que “quiero hacer las cosas bien, antes, durante y después de la carrera. Tengo un proyecto, Happy Wheels, con el que ayudar mediante salidas cicloturísticas poder ayudar a personas que se encuentran en situación similar a la mía y que puedan conllevar mejor su discapacidad mediante el deporte”.

El camino hacia la Titan

El próximo 30 de abril Lester comenzará, en Boumalne Dades, una pequeña aldea de la cordillera del Atlas, el camino que le tiene que llevar a la meta Maadid, el 5 de mayo, tras superar montañas, desierto, pistas rápidas, tramos de navegación y las temidas dunas que pondrán a prueba la resistencia de Lester. Pero el camino empezó meses atrás, cuando consiguió una plaza para entrenar en el centro Pont Isidre Esteve. “Con ellos vi que mi mejoría era brutal, mejoraba y me sentía muy bien. Les comenté a los entrenadores que mi sueño era hacer la Titan Desert y me dijeron ¿Por qué no? Que, si era mi sueño, con trabajo podría conseguirlo. Y desde entonces, no he parado. Me ayuda también entrenar en el equipo de Waterpolo Ability del Club Natació Barcelona con el fisioterapeuta Rafa Nadal, con el que hago ejercicios de robótica en su clínica Healthsystem, en Cabrera de Mar”.

Con el reto en la cabeza, Lester presentó su proyecto Happy Wheels a las becas que patrocina KH-7 y “fue uno de los más votados. Mi candidatura pasó a la final y me eligieron como uno de los tres ganadores, con lo que en tres semanas estaré en el desierto. Mi objetivo es acabarla, ser finisher. Mi principal miedo está en la parte de poder caminar. Yo lo llevo con mucha dificultad, paso mucho trabajo en mover mis piernas y esto es el mayor reto con el que me voy a encontrar en mi vida”, comenta.

“Quiero dar las gracias a todos los que me han apoyado. A mi familia y amigos, a Rafa Healthsystem, a la tienda PassionBike Rubí, al centro y equipo Isidre Esteve y a todo el equipo KH-7. Conmigo no se pueden estar portando mejor. Esto está siendo fantástico, insuperable”, concluye Lester.

Deja una respuesta