Cómo vencer el ataque de hambre tras un esfuerzo intenso

Si hay una cosa cierta en carreras de larga distancia, es que tarde o temprano, el hambre aparece de forma implacable, conocido popularmente en la comunidad de corredores como “Runger.” Runger normalmente acompaña a un estado de largo y constante correr, y la forma de afrontarlo puede significar darnos un atracón o seguir manteniendo nuestras pautas alimentarias, aunque nos podamos permitir algún capricho.

Coma para repostar

El secreto está en prestar atención a los macronutrientes y el tipo de alimento que está poniendo en su cuerpo es la clave para controlar el hambre intensa experimentada después de una carrera. Si bien los porcentajes exactos varían para cada persona, una buena meta es el objetivo de tomar en hidratos de carbono y proteínas en una proporción de uno a cuatro después de un entrenamiento. Este equilibrio alimentario no sólo ayuda a reponer la energía, sino que también construye, recupera y mejora los músculos trabajados durante el duro entrenamiento.

Los horarios cada vez más apretados, los entrenamientos… cada vez hacen más difícil encontrar el tiempo para abastecerse de los alimentos adecuados.

Y si algo descuidamos en un momento de crisis, a menudo termina siendo la preparación de la comida, es decir, la alimentación saludable.

Con un tiempo reducido y el monstruo voraz Runger que ataca, no es de extrañar que muchos corredores que luchan por mantenerse a pleno rendimiento, se encuentren comiendo varias bolsas de patatas fritas o bollería industrial en una sola sesión.

La clave para evitar calorías vacías es una planificación adecuada, pero no tiene por qué ser tan complicado como parece.

Actualmente se puede encontrar en las tiendas de comida rápida y otras: bolsas de frutos secos, piezas de fruta, yogures… incluso sandwiches de atún con pan integral.

Recuerde no olvidar los carbohidratos de calidad, tienen un lugar en la dieta del corredor, siempre y cuando se combinan con proteína. Los carbohidratos proporcionan energía, mientras que la proteína suministra poder de permanencia, ayudando a que los corredores se sienten satisfechos durante más tiempo.

La próxima vez que tenga que elegir un aperitivo para calmar el runger, considere la posibilidad de probar estas opciones sólo tiene que elegir uno de carbohidratos y uno de proteína para la consecución del aperitivo perfecto.

-Carbohidratos: tostada de pan integral, harina de avena, fruta, arroz integral, quinoa, galletas integrales…

-Proteína: huevos (preparados de cualquier forma), queso, atún, salmón, pollo a la plancha…

Entrenando y realizando altos kilometrajes, no tiene por qué pasar hambre, elija alimentos saludables y lo conseguirá sin perder su forma.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*